Apoyo para hacer frente a los desastres

Foto: Suraj Shakya

La preparación y respuesta ante los desastres y la gestión del riesgo de desastres pueden ser a menudo considerados como un tema especializado. Sin embargo, los desastres, de gran o menor escala, influyen en la capacidad de lograr un desarrollo sostenible en diversos contextos. Es importante conocer sus repercusiones y actuar para reducirlas. En esta sección se ofrece una introducción básica al tema.

¿Qué es un desastre?

Al examinar cualquier tipo de desastre, es importante separar lo que son lasamenazas del evento en sí del desastre. Existen muchos tipos de amenazas, tales como la aparición de una nueva enfermedad, el deslizamiento de tierra en una montaña o una poderosa tormenta. Sin embargo, estas amenazas no constituyen desastres por sí mismas.

Un desastre se produce cuando las personas están expuestas a una amenaza y sonvulnerables a sus efectos. Por ejemplo, si una fuerte tormenta azota una vivienda construida adecuadamente y a prueba de tormentas, los efectos de la tormenta son limitados. Sin embargo, si daña o destruye estructuras débiles e inseguras, resultando en la pérdida del hogar, de bienes o de los medios de vida, entonces se tiene la experiencia de un desastre.

Las personas no especialistas en el tema suelen pensar que los fenómenos a gran escala, como los terremotos y los tifones, son desastres típicos. Estos eventos, los cuales pueden tener un impacto elevado, se conocen como desastres ‘intensivos’. Sin embargo, hay muchos más desastres ‘cotidianos’ de menor escala, tales como la inundación estacional de las calles de un barrio pobre de la ciudad o un incendio que destruye varias casas. Debido a que estos desastres son menos visibles, estos se registran o se mencionan mucho menos que los desastres intensivos. Para entender la naturaleza de los desastres, primero examinaremos un desastre intensivo que nos ha afectado a la mayoría: la pandemia del Coronavirus de 2020.

El virus en sí mismo es una amenaza. Sin embargo, la presencia del virus en una zona densamente poblada, combinada con una escasa idea inicial de sus efectos, creó una alta exposición a una población vulnerable, lo que dio lugar a la aparición de un desastre. Este creció en intensidad a medida que la escala de los viajes internacionales aumentó la exposición y la vulnerabilidad de las poblaciones de todos los países. Todo ello puede resumirse en una ecuación que relaciona el riesgo de un desastre con la amenaza en sí misma, el grado de exposición a la amenaza y la vulnerabilidad de las poblaciones expuestas.

Riesgo = Amenaza x Exposición x Vulnerabilidad 1

Ningún desastre es ‘natural’. La vulnerabilidad y la exposición están determinadas socialmente. Esta idea se ilustra en un modelo utilizado ampliamente que examina más de cerca los factores que crean la vulnerabilidad a una amenaza2:

Niveles de vulnerabilidad que conducen a un desastre usando un ejemplo de contextos urbanos

Progresión de la Vulnerabilidad >
Causas fundamentales > Presiones dinámicas > Condiciones de inseguridad >DESASTRE
Incapacidad de influir en los sistemas políticos y económicos, lo cual crea una exposición cada vez mayor.El crecimiento de las ciudades y la migración interior. Desarrollo de zonas informales (viviendas vulnerables y barrios marginales). Inseguridad laboral y salarios bajos. Infraestructura deficiente, como el drenaje. Gobernanza local poco sólida y gestión de desastres deficiente.Viviendas inseguras. Falta de sistemas de respuesta a las emergencias. Mala higiene. Drenaje insuficiente o bloqueado. Poco acceso. Criminalidad.Inundaciones, incendios, daños y pérdida de viviendas y locales comerciales, personas heridas o lesionadas, muerte, enfermedades, pérdida de medios de subsistencia.Tifones, fuertes lluvias estacionales, eventos sísmicos, incendios, enfermedades.

El cuadro anterior muestra que la vulnerabilidad es el resultado no sólo de las condiciones inseguras a las que se enfrentan las personas, sino también de las presiones dinámicas, como el aumento de la urbanización sin una planificación eficaz o sin medidas de preparación para los desastres. Detrás de todo esto están las causas fundamentales, que son los sistemas que determinan las estructuras sociales y económicas.

Según este modelo, un desastre es el resultado de la vulnerabilidad a una amenaza, y es necesario hacer frente a las presiones dinámicas y a las causas fundamentales que dan lugar a las condiciones inseguras que producen la vulnerabilidad.

Ciclo de gestión del riesgo de desastres

Cuando ocurre un desastre, la secuencia de eventos forma un ciclo.

El primer paso es la respuesta. Esta es a menudo urgente y a gran escala. Las actividades de rescate, el socorro médico o la provisión de necesidades básicas, como la alimentación, son vitales en esta etapa.

Las repercusiones del desastre (sobre las vidas, medios de vida, pérdida de bienes, perturbación de las economías e infraestructuras locales) se abordan en la fase de recuperación, mediante la reconstrucción social y económica. Esta fase puede ser:

  • Reactiva, si se trata de volver al estado previo al desastre (‘para recuperarse’).
  • Adaptativa, si se hacen cambios para reducir la posibilidad de que vuelva a ocurrir o para afrontarlo mejor.
  • Transformativa, si se abordan las presiones dinámicas o las causas fundamentales (‘recuperarse para mejorar’, o ‘reconstruir de una mejor manera).

Estos pasos forman un ciclo en el que la “Gestión del Riesgo de Desastres” implica aprender del evento del desastre y abordar los factores que han creado la vulnerabilidad a la amenaza 1.

En el caso de la pandemia de Coronavirus, por ejemplo, es necesario abordar las prácticas que conducen a la posible transmisión de enfermedades entre animales y humanos. Es necesario enfrentarse a los factores sociales, como el hacinamiento y los viajes, que conducen a la transmisión. Es necesario examinar el grado de preparación para una respuesta rápida, y así sucesivamente.

Desastres y desarrollo

La experiencia cada vez mayor de las últimas tres décadas ha manifestado que los desastres y el desarrollo están estrechamente vinculados. Ignorar el impacto de los desastres dificulta las labores hacia un desarrollo sostenible. Esto ha dado lugar al concepto de ‘desarrollo basado en los riesgos’, el cual hace hincapié en la necesidad de tener en cuenta los posibles riesgos que puede conllevar el desarrollo. Por ejemplo, si se permite el desarrollo industrial en gran escala en tierras bajas, esto puede reducir la capacidad del suelo para absorber lluvias intensas sin que se produzcan inundaciones.

También se ha descubierto que gran parte de los efectos negativos en los medios de vida sostenibles no provienen de grandes desastres ‘intensivos’, sino de muchos otros más pequeños y ‘cotidianos’. En general, los desastres de menor escala y de aparición más lenta tienen más impacto en el desarrollo que los eventos de mayor escala, y, sin embargo, estos a menudo son ‘invisibles’.

Desastres invisibles

El 90% de los desastres priorizados por los encuestados en el estudio ‘Primera Línea’ de GNDR son desastres ‘cotidianos’. UNDRR descubrió que el 99% de los desastres registrados se atribuyen a esos riesgos, que representan el 13% de la mortalidad total y el 42% de las pérdidas económicas.3

Los desastres cotidianos son muy diversos. En muchas ciudades, las inundaciones estacionales que suceden de manera regular afectan a las personas más pobres que viven en las zonas más bajas que tienden a ser inundables. En las zonas de conflicto, las personas migran a zonas urbanas de alto riesgo. En las zonas rurales, el cambio climático da lugar a fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes, como fuertes lluvias y sequías, las cuales provocan deslizamientos de lodo o un aumento en temporadas de sequía y hambrunas. La Gestión del Riesgo de Desastres, la respuesta a los desastres y la recuperación de los mismos permiten que el desarrollo sea sostenible frente a estos numerosos desafíos.

Las Plataformas Nacionales de Organizaciones de la Sociedad Civil y los desastres

Las Plataformas Nacionales de OSC (PN) y sus miembros desempeñan un papel importante en la respuesta a los desastres, así como en las labores de incidencia para cambiar las políticas subyacentes. Estas a menudo entienden las necesidades de las poblaciones locales mejor que los funcionarios del gobierno y se han ganado la confianza local gracias a su trabajo. Ayudan en la gestión de los recursos y en el reclutamiento de miembros para que puedan actuar y repartir suministros en la primera línea.

Los desastres localizados, de pequeña escala y de inicio lento deben visibilizarse. Las PN y sus miembros, conectados entre sí hasta el nivel local, son clave para esto. En lugar de esperar a que ocurra un desastre y luego responder, pueden involucrarse en la Gestión del Riesgo de Desastres. Esto se basa en la comprensión de las amenazas a las que son vulnerables las personas, la identificación de formas de reducirlas y la comunicación de este conocimiento para la acción local y el apoyo gubernamental.

A nivel local, el punto de partida para esto suele ser la ‘Gestión del Riesgo de Desastres basada en la Comunidad’. 4 Esta depende de la recopilación de conocimientos locales a través del mapeo de las amenazas a las que se enfrenta la gente. Las herramientas para ello incluyen los ‘Diagnósticos de Vulnerabilidad y Capacidad5’ y las encuestas participativas de Visión de Primera Línea6. Las PN desempeñan un papel importante en el apoyo a la recopilación local de conocimientos sobre los riesgos y a compartirlos. También pueden coordinar y conectar los conocimientos especializados de diferentes organizaciones de la sociedad civil a fin de abordar el riesgo con mayor eficacia.

Acción integrada

Este Conjunto de Herramientas se basa en la experiencia de muchas OSC, plataformas y redes. En él, se resalta la necesidad de hacer frente a los desastres intensivos y cotidianos mediante la Gestión del Riesgo de Desastres y la respuesta a los mismos. Aun así, se deja claro que las medidas para hacer frente a los desastres deben integrarse en las labores generales de búsqueda del desarrollo sostenible.

Apoyo para hacer frente a los desastres: Acciones

  • Recopilar datos sobre la amplia gama de desastres que afectan la vida de las personas y sus medios de vida, ya que muchos desastres, a veces de pequeña escala e ‘invisibles’, afectan la vida de las personas de diferentes maneras.
  • Integrar las medidas de Gestión del Riesgo de Desastres, abordando los desastres que experimentan las personas en los esfuerzos para el desarrollo sostenible y la adaptación al cambio climático, ya que los desastres, grandes y pequeños, pueden anular los beneficios de esas actividades para el desarrollo.
  • Considerar los métodos de recopilación de datos, que van desde los diagnósticos de la vulnerabilidad y la capacidad local hasta estudios más amplios (como la metodología desarrollada para el programa Visión de Primera Línea de GNDR).
  • Considerar las formas de apoyar a las organizaciones miembros en la movilización de las comunidades para fortalecer su resiliencia a los desastres, de grande y pequeña escala Por ejemplo, compartiendo experiencias, aprendizaje y recursos entre las OSC sobre el desarrollo de la gestión del riesgo de desastres basada en la comunidad (ver recursos en www.cbdrm.org).
  • Colaborar con los gobiernos y utilizar datos para abogar por una gestión de desastres más integrada y proactiva en la gestión del riesgo, en lugar de limitarse a responder a las emergencias.

Véase los Estudios de Caso 2 y Caso 5 para conocer ejemplos de apoyo para hacer frente a los desastres.


1 Véase la explicación de UNDRR sobre el riesgo de desastres en https://www.preventionweb.net/risk/disaster-risk.

2 Wisner, B., Blaikie, P., Cannon, T., and Davis, I. (2004) At Risk: Amenazas naturales, vulnerabilidad de las personas y desastres. Routledge.

3 Este es un marco conceptual muy simplificado que refleja los elementos clave de ciclos más sofisticados de gestión del riesgo de desastres. Los ejemplos y estudios de caso que figuran en este Conjunto de herramientas muestran que a menudo existen múltiples causas y múltiples consecuencias, en particular en los desastres cotidianos y en los desastres prolongados, como los conflictos. Véase, por ejemplo, el marco conceptual de la Cruz Roja Suiza: https://www.redcross.ch/de/file/23874/download y el marco de ELRHA https://higuide.elrha.org/humanitarian-parameters/disaster-management-cycle/

4 Desastres cotidianos y héroes cotidianos p.4

5 Véase los recursos de GNDR: www.cbdrm.org

6 Véase, por ejemplo, el“Análisis Participativo de la Capacidad y la Vulnerabilidad” de Oxfam

7 https://www.gndr.org/es/programas/vision-de-primera-linea/vfl-2019.html